Fundamentos del CQB (I): Principios Básicos

3

El combate CQB o CQC (Close Quarters Battles o Close Quarters Combat) es una parte importante de los combates en áreas edificadas, a menudo entre pequeños grupos de combatientes en los confines de una habitación. Por eso las acciones individuales pueden desatarse rápidamente y el éxito o el fracaso se determinan en cuestión de segundos. Emplear las técnicas de CQB minimizarán las bajas de no combatientes y nos permitirá limpiar edificios si no contamos con el equipo adecuado para hacerlo exteriormente, como suele ser en la práctica del airsoft.

Cualquier operación que ocurra dentro de una zona urbanizada, con edificios industriales, casas o habitaciones debe ser planeada y ejecutada con sumo cuidado. Las unidades que participan en tales operaciones deben entrenar y practicar hasta que se muevan como un equipo totalmente coordinado. Los principios del combate en CQB son la sorpresa, la velocidad y la acción violenta controlada:

a) La sorpresa es el elemento clave para un asalto con éxito. El equipo asaltante debe conseguir sorpresa, aunque sea por pocos segundos, engañando o distrayendo al enemigo. A menudo una granada de sonido conseguirá tal efecto. Contra enemigos en reposo y con poco entrenamiento se conseguirá un mayor efecto que contra enemigos en alerta y bien entrenados.

b) La velocidad proporciona seguridad a la unidad asaltante. La velocidad proporciona a los asaltantes el uso de los primeros segundos vitales conseguidos gracias a la sorpresa para maximizar la ventaja. Pero en combates CQB velocidad no significa rapidez inconsciente. Debe entenderse como “prisa cuidadosa”.

c) La acción violenta controlada trata de neutralizar al enemigo pero sin sobrepasarlo con grandes cantidades de fuego. Debido a esto existe una oportunidad de reacción de los defensores, pudiendo causar bajas en el equipo asaltante. Es necesario que la acción sea controlada ya que dentro del recinto podrían encontrarse civiles o rehenes. Además del control del fuego, la acción violenta controlada incluye el entrenamiento mental para hacer frente a estas situaciones y actuar debidamente.

Además de estos principios del CQB, existen diez fundamentos para el combate, de los cuales los tres últimos solo serán usados para partidas de simulación militar o MilSim:

1. Aísla el edificio asaltado. Cubre las posibles rutas de acceso con réplicas de apoyo. Limpia ventanas y otras partes del edificio que impidan el acercamiento de la unidad asaltante si es posible. Limpia los pisos superiores del edificio de arriba a abajo.
2. Muévete táctica y silenciosamente mientras asegures los corredores o las inmediaciones de la habitación que debe ser asegurada. Carga solamente el mínimo de equipo. Mochilas y otros objetos colgantes deben ser dejados de lado para evitar ruidos.
3. Llega sin ser detectado a la entrada de la habitación, en orden de entrada, preparado para entrar en el momento de recibir la señal.
4. Entra rápidamente y domina la habitación. Muévete inmediatamente a posiciones que te permitan un control de la habitación y tengan una zona de tiro despejada.
5. Elimina a todo enemigo en la habitación usando fuego discriminado, rápido y preciso.
6. Gana y mantén el control inmediato de la situación y de toda persona en la habitación.
7. Mantén siempre la seguridad en la zona y estate preparado para reaccionar a más contacto enemigo en cualquier momento. No abandones nunca la cobertura trasera.
8. (MilSim) Usa una señal conocida por el equipo para marcar la habitación o edificio como limpio.
9. (MilSim) Inspecciona todas las bajas enemigas. Comprueba si están eliminadas o solo heridas. Desarma y separa a los heridos del resto.
10. (MilSim) Evacua a los heridos del edificio.

 

 

Fundamentos del CQB (II): Como limpiar pasillos y el tiro reflexivo

1

1. Consideraciones iniciales para el combate CQB

Las técnicas combate CQB están pensadas para realizarse con equipos de cuatro hombres, ya que equipos más grandes son pesados e inefectivos en espacios cerrados. A cada miembro se le asigna un número del 1 al 4, según el orden de entrada en la habitación. El líder de escuadra es siempre el número 3 y, si hay una réplica de apoyo, será siempre el número 4. Estas técnicas se pueden realizar también con tres o incluso dos miembros si la situación lo requiere, pero los riesgos aumentan. Jamás se debe intentar despejar un edificio en solitario.

Antes de entrar en un edificio, si sabemos con certeza que no se encuentran tropas amigas o rehenes en el edificio, entraremos siempre lanzando previamente una granada en el interior. Además de causar posibles bajas entre los defensores, nos servirá como elemento de sorpresa y como señal para la entrada inmediata al edificio. También intentaremos entrar y limpiar edificio por la parte más elevada posible y limpiarlo de arriba abajo, ya que la altura ofrece ciertas ventajas.

Pero antes de pasar a la limpieza de habitaciones debemos conocer como llegar hasta la habitación objetivo a través de pasillos y corredores sin sufrir bajas importantes, así como cuál es la manera adecuada de sostener la réplica para hacer frente a estas situaciones.

2. Técnicas para control y limpieza de pasillos

• La Técnica Serpentina se usa en pasillos estrechos. El hombre número 1 ofrece seguridad en la parte delantera. Su sector incluye todo enemigo que aparezca en el final del corredor o en cualquier puerta cerca del final. El número 2 y el número 3 controlan los lados izquierdo y derecho del número 1, principalmente de enemigos que puedan aparecer de las puertas situados a los lados del corredor. El número 4 (apoyo) controla la parte trasera del equipo de limpieza.

• La técnica T-Desplegada se usa para pasillos anchos. El número 1 y el número 2 cruzan sus campos de fuego y controlan los lados opuestos del pasillo, mientras que el número 3 cubre el final del pasillo desde una posición entre el 1 y 2. De nuevo, el número 4 cubre la posición trasera.

Las limpiezas de corredores y pasillos en forma de “T” se limpian tal y como se describe en la imagen, independientemente de si usamos la Técnica Serpentina o la Técnica T-Desplegada.

 

2

 

 

 

4

 

 

5

 

3. Movimiento individual y control de armas

Como en cualquier situación de combate, el equipo de limpieza debe moverse tácticamente y con seguridad. Los individuos que forman parte del equipo deben moverse en una forma estándar, utilizando técnicas practicadas y conocidas por todos:

a) Cuando los miembros del equipo se mueven, deben apuntar con el cañón siempre en la dirección en la que se mueven. Deben mantener la culata en la axila y con el cañón ligeramente más bajo que el ojo, para evitar obstruir la visión. Se deben mantener ambos ojos abiertos y apuntar siempre en la dirección donde se mira.

b) Los miembros del equipo deben evitar sacar el cañón en las esquinas, ventanas o al sortear objetos. Enseñar el cañón de la réplica es un aviso al enemigo y le proporciona tiempo a responder o incluso a coger el cañón.

c) Los miembros del equipo deben llevar las réplicas en seguro hasta que se entre en el edificio, dónde se mantendrá siempre en semiautomático con el dedo fuera del gatillo hasta que se localice a un enemigo y se abra fuego. Una vez el sector este controlado, debe volver a la posición de seguro.

d) Si uno de los miembros de la patrulla sufre una malfunción de su réplica (sea cual sea el motivo) debe colocarse inmediatamente con una rodilla en el suelo y tratar de solucionar el problema en el mismo momento. Una vez la réplica sea operacional no hay necesidad de volver a la posición original para abrir fuego contra los enemigos, a menos que haya que moverse a otra posición de fuego.
Cuando los otros miembros del equipo ven a un compañero en esta posición, saben al momento que ha sucedido y deben abatir los enemigos en su sector, con lo que se ahorra un tiempo muy valioso.

4. Tiro Reflexivo

Durante el CQB no hay margen para el error. Demasiado lento al disparar al enemigo, demasiado rápido al disparar a un no combatiente o disparos sin precisión pueden ser desastrosos para el equipo de limpieza.
El sostener la réplica adecuadamente, la postura, el apuntado, el manejo del gatillo y el tiro final constituyen las partes del Tiro Reflexivo, que se consigue con la práctica y dejando de lado el Tiro Instintivo. Este método de abrir fuego es el único que nos va a permitir lograr los objetivos sin bajas de no combatientes que se encuentren entre los enemigos.
Para practicar el Tiro Reflexivo hay dos posiciones básicas para la réplica. La Posición Firme Baja y la Posición Firme Alta:

1) Posición Firme Baja: la culata de la réplica se coloca firmemente en la axila con el cañón apuntando en un ángulo de 45º respecto al suelo. Esta es la posición más segura para llevar la réplica y debe ser usada para el interior de los edificios excepto en el momento de entrada y en el momento de abrir fuego.

2) Posición Firme Alta: La culata de la réplica se sostiene bajo la axila, con el cañón ligeramente hacia arriba, dejando el visor frontal de la réplica por encima de la línea de visión pero dentro del campo de visión inmediato del soldado. En el momento de entrada o para abrir fuego contra un enemigo, se debe empujar la réplica hacia adelante como si se tratara de un asalto con bayoneta y se coloca la culata en el hombro firmemente. Esta es la posición que mejor se adapta a la espera en línea para entrar en una habitación.

 

6

 

 

Fundamentos del CQB (III): Como limpiar una habitación

 

7

 

1. Acciones fuera del punto de entrada

Las acciones fuera del punto de entrada deben ser rápidas y bien ensayadas. La puerta o ventana de entrada es un punto muy peligroso. Todo el equipo está centrado en la entrada y podría ser sorprendido por un enemigo inesperado en un corredor o en el exterior del edificio.

a) Las posiciones relativas a la puerta de los miembros de la patrulla de limpieza son tan importantes como la forma de cargar con las réplicas. Los miembros del equipo deben estar tan cerca de la puerta de entrada como sea posible, sin exponerse al interior y en una posición agachada. Se esperan con las réplicas en Posición Firme Alta. El cañón nunca debe apuntar a otro miembro de la patrulla.

b) Todos los miembros de la patrulla deben indicarse mutuamente que están preparados para entrar en la habitación. Empezando por el último hombre, cada hombre aprieta o golpea el hombro del compañero que tiene en frente para señalar que está listo para entrar y se pasa la señal hacia adelante. Los miembros de la patrulla deben evitar hablar, ya que debe mantenerse el elemento sorpresa.

c) Todo el equipamiento individual tiene que ser seleccionado y preparado adecuadamente para asegurar que es silencioso. Recordamos que como se mencionó en la Parte I de este post, solamente se cargaran objetos esenciales para el CQB y se dejan de lado mochilas y todo equipo que no sea imprescindible.

2. Acciones durante la entrada

El equipo entero debe entrar en la habitación lo más rápida y fluidamente posible y limpiar la entrada inmediatamente. A tener en cuenta que:

a) La puerta es el punto focal de cualquier defensor en la habitación. Se conoce como el “embudo fatal” porque centra la atención en el preciso momento en que los miembros del equipo de limpieza son más vulnerables. Moverse rápidamente dentro de la habitación reduce drásticamente las posibilidades de ser abatido por fuego enemigo dirigido a la puerta de entrada. La secuencia de imágenes siguientes muestra cuál es el recorrido que debe seguir cada miembro de la escuadra para limpiar una habitación, tanto si la puerta se encuentra en el centro como en una esquina.

8

 

 

9

 

 

10

b) A la señal de entrada (o inmediatamente después de la explosión de la granada) los miembros del equipo de limpieza deben moverse rápidamente y tomar posiciones que les permitan dominar toda la habitación y liquidar cualquier amenaza. Los miembros de la escuadra solo se detienen después de haber limpiado la puerta y haber alcanzado su punto de dominio designado.

1. El número 1 es el primero en entrar y debe moverse pegado a la pared hacia la primera esquina de la que es responsable. Luego, debe girarse y moverse adentrandose más profundamente en la habitación hacia la esquina más lejana. La profundidad de su movimiento está determinada por el tamaño de la habitación, los objetos que puedan encontrarse en la trayectoria (eg. mobiliario) y por el número de enemigos en la habitación. Por regla general, el número 1 siempre entrará hacia la derecha de la habitación y luego girará hacia la izquierda para alcanzar su punto de dominio.

2. El número 2 entra y se mueve hacia la esquina contraria que el número 1, pegado a la pared y realiza el mismo movimiento que el éste pero en sentido inverso. Por regla general, el número 2 se moverá hacia la izquierda de la habitación al entrar y luego hacia la derecha hasta alcanzar su punto de domino.

3. El número 3 (líder de escuadra) entra en línea recta en la habitación y se desplaza al menos un metro de la puerta en dirección al centro de la habitación, para evitar el fuego que pudiera llegar desde el exterior. Se colocará en una posición intermedia entre el número 1 y el número 2 controlando el centro de la habitación.

4. El número 4 (apoyo) seguirá el mismo recorrido que el número 2, pero se quedará en una posición intermedia entre el número 3 y el número 2. Una vez controlado el interior volverá su atención a la puerta para evitar ser sorprendidos por enemigos que pudieran entrar desde el exterior.

c) Para que las técnicas de CQB funcionen, cada miembro de la patrulla debe conocer perfectamente su sector de fuego y como su sector se sobrepone y conecta con el de sus compañeros. Los miembros del equipo no se mueven a su punto de dominación y luego abren fuego contra los objetivos: abren fuego al mismo tiempo que se mueven hacia su punto designado. Sin embargo, estos encuentros no deben reducir la velocidad de movimiento hacia el punto de dominación. Esto implica que los disparos se pueden producir incluso a pocos centímetros, por lo que siempre debemos usar réplicas de potencia adecuada (recomendamos encarecidamente usar réplica secundaria). Siempre se debe abrir fuego en primer lugar contra los objetivos más amenazadores, como por ejemplo enemigos armados y preparados para devolver el fuego, enemigos en un radio de dos metros o menos de la puerta de entrada o enemigos a menos de un metro de nuestra posición.

d) Cada miembro del equipo de limpieza tiene inicialmente un sector de fuego designado, pero se expande hasta sobreponerse con el de los otros miembros de la escuadra.

1. El número 1 y el número 2 son responsables inicialmente del área a lo largo del muro en cada lado del punto de entrada. Este área está en su trayectoria de movimiento y es su sector primario de fuego. El sector de fuego secundario es el trayecto que van a recorrer hacia la esquina lejana, hasta su punto de dominación.

2. El número 3 y el numero 4 siguen los mismos pasos que el número 1 y 2 respectivamente y se detienen a pocos metros de estos, controlando la zona central.

e) Mientras los miembros del equipo se mueven a sus puntos de dominación, abren fuego contra todos los enemigos en su sector. Los miembros deben practicar el control de fuego y discriminar entre enemigos y no combatientes que puedan ocupar la habitación. El fuego se abre sin detenerse, usando técnicas de Tiro Reflexivo. Puesto que los soldados se mueven y disparan al mismo tiempo, deben usar la mencionada “prisa controlada”. No se debe corren sin tener ninguna consideración de los obstáculos.
Las siguientes imágenes muestran los puntos de dominación de cada hombre y cómo se sobreponen los sectores de fuego en un equipo de cuatro hombres:

 

11

f) Cuando no se dispone de un equipo de cuatro hombres, equipos de tres o dos hombres pueden usarse para el mismo fin. En las siguientes imágenes se muestran los puntos de dominación y los sectores de fuego respectivos:

12

 

13

Finalmente, cabe recordar que el CQB es uno de los combates más rápidos, violentos y duros con los que nos podemos encontrar. Sin embargo a menudo tendremos la necesidad de limpiar edificios estratégicos ocupados por enemigos. Con muchas horas de práctica sabremos desenvolvernos en estas situaciones con eficacia, reducir el tiempo de ejecución y, lo que es más importante, minimizar las bajas de no combatientes y de nuestros compañeros.